Siglo XVII

Procesión de Nuestra Señora de San Lorenzo desde el Palacio Real en noviembre de 1601 (Matías Blasco)

Desde comienzos de siglo es notable el auge. La estancia de la Corte consolida la relación entre la Imagen de Nuestra Señora de San Lorenzo y la Familia Real. En este sentido podemos recordar las distintas rogativas realizadas a Nuestra Señora de San Lorenzo, en especial, las de 1 de septiembre de 1601, por parto de la reina doña Margarita, el nacimiento de Ana María Mauricia. El mes de noviembre de 1601, por enfermedad de la misma reina. En 1605 para ofrecer de recién nacido al futuro Felipe IV. El 20 de octubre de 1621, por enfermedad de la reina doña Margarita. El 30 de marzo de 1621, por enfermedad del rey don Felipe III.

Es también cuando el templo acomete distintas obras de ampliación y remodelación, tanto a principios de siglo con la construcción de la nave de la Epístola, como la portada lateral en la misma. Cuanto menos, si no estaba colocada ya en la capilla mayor, en el tercer decenio de este siglo y gracias a los datos que se conoces del proyecto de retablo mayor de 1634, se colocaría la imagen en él; de lo que ya ha constancia es que ocupaba el retablo mayor del templo en octubre de 1648.

Si bien es cierto que ni la Fiesta  ni el patronato habían sido fijados oficialmente, ya se la consideraba como Patrona de la ciudad e imagen de gran devoción entre los vallisoletanos. Hubo otras imágenes que alcanzaron alto grado de notoriedad, destacando la imagen de Nuestra Señora de la Cerca, hallada el día 2 de junio de 1645 al derrumbarse un trozo de la cerca de Valladolid que pasaba por el Convento de la Merced Calzada y que se la llegó a nombrar segunda patrona de la ciudad después de la Virgen de San Lorenzo; también podemos mencionar la de la Vulnerata o la del Sagrario… Sin embargo, ninguna llegó a reemplazar a la que recibía culto en San Lorenzo.

Bien avanzado el siglo, continúan las visitas reales. Felipe IV en 1660 y años más tarde Carlos II (1690).

En 1671 se están terminando nuevas obras en el templo, que culminarán con una nueva entronización de María Santísima de San Lorenzo en el retablo mayor salomónico construido por Cristóbal Ruiz Andino, siendo trasladada procesionalmente desde la S.I. Catedral hasta el templo de San Lorenzo.

Rogativas a Nuestra Señora de San Lorenzo en el Siglo XVII

  • El 4 de mayo de 1561, por sequía.
  • El 21 de septiembre de 1561, por incendio de la calle Platerías, la Fiesta de San Mateo de 1561, a las dos de la madrugada, se declaró un voraz incendio que comenzó en la casa del platero Juan Granada (esquina calles de La Costanilla y Cantarranas). El fuego se expandió con gran rapidez avanzando, “en cinco lenguas de fuego“, por un lado hacia La Rinconada y por otro hacia la Plaza Mayor, llegando incluso hasta el convento de San Francisco. En las cincuenta horas que duró hasta que pudo ser atajado destruyó 440 casas
  • En el mes de agosto de 1599 por peste de secas y carbuncos.
  • El 1 de septiembre de 1601, por feliz parto de la reina doña Margarita, por el nacimiento de Ana María Mauricia (22 de septiembre de 1601; † 20 de enero de 1666), reina consorte de Francia, esposa de Luis XIII.
  • El mes de noviembre de 1601, por enfermedad de la misma reina.
  • El 6 de febrero de 1605, por sequía
  • El 20 de octubre de 1621, por enfermedad de la reina doña Margarita.
  • El 30 de marzo de 1621, por enfermedad del rey don Felipe III.
  • El mes de mayo de 1630, por sequía.
  • El 4 de febrero de 1636, por inundación del Pisuerga y Esgueva.
  • El 9 de mayo de 1666, por sequía.
  • El 25 de mayo de 1668, por sequía.
  • El 5 de abril de 1680, por sequía.
  • El 7 de julio de 1682, por peste.
  • El 3 de abril  de 1683, por sequía.
  • El 6 de mayo de 1691, cofradías, cruces parroquiales, clero regular y secular, Cabildo catedralicio, Ciudad y Chancillería, se dirigieron desde la Iglesia Mayor a su parroquia para traer la imagen. En la Catedral estuvo hasta el día 15, cuando fue devuelta procesionalmente. «Aunque hubo grandes muestras de llover no llovió cosa considerable» durante la rogativa, pero «el día 17 y 18 llovió bien rato. A Dios mil gracias».
  • El 8 de junio de 1692, por sequía.
  • El 1 de mayo de 1694, por sequía.
  • El 31 de mayo de 1698, por sequía.